Cuatro megatendencias que afectan a la protección de datos (Parte 1)

Compartir:
Copied!

¿Cúales son las tendencias que afectan a la protección de datos?

 

A medida que los datos crecen y se vuelven más críticos para las organizaciones, asegurar su protección se ha convertido en un imperativo de negocio. Sin embargo, se están produciendo transformaciones significativas en el panorama de la tecnología de la información que ejercen una enorme presión sobre la forma en que se prestan los servicios tradicionales de protección de datos. En esta serie de blogs, describiré cuatro mega-tendencias que perturbarán la protección de datos tal y como la conocemos, y lo que las organizaciones necesitan hacer para prepararse para las nuevas realidades de la década de 2020 en adelante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Evolución de la protección de datos en la próxima década – Parte 2

 

Tendencia 1: Valor de los datos

La primera tendencia que introduce cambios perjudiciales en la protección de datos es el crecimiento exponencial de los datos. IDC predice que para el año 2025 los datos globales se elevarán a 175 zettabytes. Las organizaciones necesitarán formas de proteger los crecientes volúmenes de datos de forma consistente, fiable y asequible sin afectar al rendimiento de las aplicaciones ni comprometer la gobernanza de los datos, los mandatos de cumplimiento y la seguridad.

Pero no es sólo la cantidad de datos lo que está creciendo, sino el valor de los datos en sí. Las organizaciones están encontrando nuevas formas de monetizar sus datos para mejorar la experiencia del cliente, entrar en nuevos mercados y aumentar los ingresos. En resumen, a medida que las organizaciones se someten a la transformación digital, sus datos no sólo satisfacen sus necesidades comerciales, sino que, de hecho, se convierten en el propio negocio, por lo que la pérdida de datos es totalmente inaceptable.

De hecho, los eventos de pérdida de datos son cada vez más costosos para las organizaciones de todos los tamaños. Según la encuesta del Índice Global de Protección de Datos (GDPI), las organizaciones que sufrieron pérdidas de datos perdieron de media casi un millón de dólares en ingresos durante los últimos 12 meses.

Los encuestados mencionaron la complejidad, los costes crecientes y la falta de soluciones de protección de datos para las tecnologías más nuevas como sus problemas más apremiantes. Este desajuste entre la creciente necesidad de proteger los datos y los desafíos que enfrentan las organizaciones es una brecha importante que requiere una innovación significativa en este espacio.

Cuatro megatendencias que afectan a la protección de datos

 

Tendencia 2: Transformación de las aplicaciones

Las aplicaciones utilizadas por las organizaciones han evolucionado, junto con la infraestructura en la que se ejecutan. Comenzamos con el mainframe integrado verticalmente, donde el hardware, el software, las redes y las aplicaciones eran proporcionados por un único proveedor (azul), y luego evolucionamos a la era de los «sistemas abiertos» en la que el software, la informática, las redes y el almacenamiento se separaban en entidades distintas que se conectaban a través de interfaces estándar.

Ahora hemos entrado en la era de las nubes. Las aplicaciones modernas están adoptando cada vez más los principios de diseño nativos de la nube (por ejemplo, «factor 12»), en los que una aplicación monolítica se descompone en microservicios sin estado, que interactúan entre sí mediante el almacenamiento de datos persistentes. El código se ejecuta en contenedores o de forma ad hoc utilizando las capacidades de la plataforma Function-as-a-Service (FaaS). Esto permite a los desarrolladores centrarse en «lo que quieren que se haga» en lugar de pensar en «cómo debería hacerse». En otras palabras, el diseño de software se está moviendo de un modo Imperativo a uno Declarativo.

Cuatro megatendencias que afectan a la protección de datos 2

 

Esta evolución de las aplicaciones empresariales cambia la forma en que vemos el entorno. En lugar de mirar a «computación, redes, almacenamiento», ahora podemos mirar a «código/función, datos, infraestructura». Esto también influye en la forma en que se debe diseñar la protección de datos, ya que es necesario proteger el código y los datos, y no el almacenamiento.

El creciente volumen y valor de los datos, junto con la implementación de servicios de negocio críticos en plataformas de aplicaciones físicas, virtuales y nativas de la nube, están introduciendo más complejidad, riesgo e incertidumbre en el proceso de protección de datos para organizaciones de todos los tamaños.

En la segunda parte de esta serie de blogs, discutiré cómo las otras dos mega-tendencias -Datos Distribuidos e Inteligencia Artificial/Aprendizaje Automático- introducirán aún más complejidad en el proceso de protección de datos a través de paisajes de edge, core y multi-cloud computing.

 

 

 

Continua leyendo