«I AM HUMAN»: ¿Son los implantes cerebrales el siguiente salto evolutivo?

Compartir:
Copied!

La cultura general no tiene muchas preocupaciones sobre la implantación de ciertos dispositivos en nuestro cuerpo. Según un informe de AARP, aproximadamente 370,000 personas reciben dispositivos cardíacos como marcapasos cada año. Aproximadamente 1 millón de personas se han realizado implantes de rodillas y caderas. Pero hablamos de implantes cerebrales, las opiniones pueden volverse turbias. La gente generalmente está de acuerdo en que la identidad que les hace únicos provienen de su cerebro, así que, ¿qué sucede cuando los científicos manipulan nuestro órgano más complejo?

«I AM HUMAN«, un documental del narrador digital Taryn Southern y la cineasta Elena Gaby, explora acerca de esta pregunta. Recientemente estrenada en el Festival de Cine de Tribeca, esta película visualmente impresionante explora la tendencia emergente de la implantación de dispositivos en el cerebro humano.

Nos presenta a los pacientes Anne, que se está perdiendo a sí misma por la enfermedad de Parkinson; Bill, quien estaba paralizado desde el cuello hacia abajo después de un accidente ciclista; y Stephen, el cual se ha quedado ciego. A medida que la película recorre sus viajes médicos, plantea una pregunta desafiante para los espectadores: cuando los pacientes tienen tecnología implantada en sus cerebros, ¿qué sucede con la fina línea que separa a los humanos y las máquinas?

Mientras «I AM HUMAN» se sumerge profundamente en la compleja intersección de la medicina y la tecnología, maneja la vida y las relaciones de las personas con gran cuidado. A medida que se desgrana el trabajo de los médicos, bioingenieros e investigadores que instalan y refinan los dispositivos implantados, la determinación silenciosa, la franqueza y el valor de Anne, Bill y Stephen permanecen al frente y en el centro.

«Nos propusimos hacer una película sobre tecnología y terminamos haciendo una película sobre estas tres personas, aunque tardamos un tiempo en darnos cuenta», dice Southern. «Fue una película muy desafiante al descubrir cómo abordar estas preguntas filosóficas realmente grandes, pero también al explorar cómo se ve la tecnología a través de la lente de estas tres personas».

Southern adopta la nueva tecnología en su vida, trabajo y arte, por lo que es natural que su curiosidad innata la lleve a este borde de la evolución: incorporar la tecnología en el cerebro humano.

«Es un territorio difícil, incómodo», dice ella. «Fue un reto hacerlo bien en la película».

 

Restaurado no mejorado

 

Southern y Gaby eligieron a pacientes cuyas interfaces cerebrales debían restaurar, en lugar de exagerar sus habilidades. En Toronto, los médicos implantaron electrodos en el cerebro de Anne mientras estaba despierta, lo que restableció las funciones que perdió por los temblores de Parkinson. En Cleveland, Bill recibió un implante cerebral para ayudarlo a mover su brazo paralizado. y despues de muchas horas de rehabilitación y programación por parte de bioingenieros, se dio cuenta de su deseo de alimentarse nuevamente. Stephen tenía una pequeña cámara implantada en su ojo, una cirugía que provoca retorcimientos, que envía imágenes directamente a su cerebro, por lo que empezó a recuperar la vista. La película evita el atolladero ético de las interfaces cerebrales que aumentan las capacidades de las personas o les otorgan otras nuevas, una decisión intencional.

A medida que los investigadores desarrollan interfaces cerebrales que no requieren cirugía, todavía algunos parecen gorros de natación con electrodos, el uso de la tecnología para aumentar nuestros sentidos se convertirá en una idea más atractiva. » La misma tecnología exacta podría usarse para mejorar a las personas, para tener visión infrarroja desde su ojo biónico o más energía,  memoria, o más ambición».

En cambio, «I AM HUMAN» se enfoca en los innovadores de la industria que están desarrollando dispositivos y tratamientos experimentales unicamente para uso médico. Incluye a los especialistas en ética que plantean preguntas sobre el control, la programación y la regulación de estos dispositivos, que podrían ser fácilmente explotados.

«Todos los científicos, los empresarios, los especialistas en los ámbitos de la ética tenían una genuina preocupación, emoción y consideración», continúa Southern.

 

Tech-Optimist Storyteller

 

Southern, que se describe a sí misma como una «optimista tecnológica», ha estado durante mucho tiempo en las líneas de vanguardia de las nuevas tecnologías, centrándose en cómo la tecnología avanza y mejora las conexiones entre las personas. Fue una de las primeras creadoras de YouTube, escribiendo y creando música y videos que han acumulado alrededor de 500 millones de visitas. En 2018, hizo historia al lanzar un álbum donde la música detrás de su voz estaba compuesta enteramente por inteligencia artificial (AI).

Lo que sigue siendo una línea en el extenso trabajo de Southern es la narración empática que trasciende las tecnologías en uso. «I AM HUMAN» no es una excepción.

 

Una visión matizada de la tecnología

 

Si bien el desenfoque evolutivo de los humanos y las máquinas entusiasma a Southern, este proyecto le hizo considerar más profundamente sus implicaciones.

«Tengo una visión mucho más matizada de lo que puede significar esta tecnología», dice ella. «Mi propio viaje interno fue similar al de la película, desde el entusiasmo, entusiasmo, entusiasmo, hasta el: espera un segundo, tenemos que pensar en esto».

Los científicos, los médicos y los ingenieros de biotecnología son una parte muy importante de las historias que se cuentan en I am Human; plantean dilemas éticos, revelando entusiasmo que es inteligente, pero cauteloso.

«Me sorprendió ver que los científicos podían mantener una visión muy conservadora de la ciencia, porque ese es su trabajo, pero también poder tener esta gran visión de dónde podría ir», dice ella. «Había más científicos visionarios en el campo de lo que esperaba».

Southern cree que la conversación sobre la alteración de nuestros cerebros para restaurar y mejorar nuestras habilidades es un «enorme avance evolutivo hacia adelante».

«No puedo pensar en otro momento en la historia en el que podamos comparar esto con otro que no sea la transición de homo erectus a homo sapiens», dice ella.

A lo largo de la película, Southern continuó pensando en la pregunta clave que plantea su trabajo: ¿Cambia nuestra identidad cuando alteramos nuestro cuerpo con dispositivos mecánicos?

Su conclusión: “En su esencia, no creo que estemos fijos en nuestra identidad; Encuentro la idea de una identidad fija limitante. «Todos nacimos en este mundo con ganas de hacer más, hacerlo mejor, vivir más y sentir más».

Continua leyendo
¿Te gustaría leer mas contenido como este?

Artículos relacionados

Masterchef de los datos!

  ¿Cómo hacer que la transformación de TI sea tan simple como una receta de cocina? Póngase un delantal y descubra los ingredientes, utensilios y pasos necesarios para liberar todos … Leer más

Segundo Ramos 24 julio 2019
Haz clic aquí para ver más
Todos los comentarios son moderados. Los comentarios que no estén relacionados o las solicitudes de servicio no se publicarán. Tampoco los mensajes con contenidos inapropiados, entre otros, los comentarios promocionales y ofensivos. Por favor, publica tus preguntas técnicas en Foros de soporte o para obtener asistencia técnica y servicio al cliente póngase en contacto con el soporte de Dell EMC.