¿Cómo hacer que la tecnologia de su empresa funcione?

Compartir:
Copied!

Se puede aprender mucho sobre cómo hacer que la tecnología de su empresa funcione examinando los planos de las calles de la ciudad. Cuando se trata de diseño, la inspiración la podemos encontrar en cualquier sitio, por muy improbable que sea. ¿No me crees? Echemos un vistazo.

Aunque me encanta mi ciudad, Seattle, me parece increíblemente frustrante su disposición física. A veces, parece que no hay lógica en la forma en que la ciudad está organizada.  Las calles se desvían repentinamente hacia una nueva dirección, cambian de nombre, se cortan de repente…¿Cómo hacer que la tecnologia de su empresa funcione?

¿Por qué pasa esto? La respuesta a esta pregunta revela mucho acerca de cómo evolucionan los sistemas complejos y cómo sus errores iniciales pueden caer en cascada a lo largo del tiempo dando lugar a una red muy enredada. Lo más probable es que reconozcas algunos de los factores que hacen que la TI de su propia empresa sea una sabana llena de parches. Los divido en tres grandes lecciones.

Lección 1: Falta de planificación cohesiva

La historia de la Seattle comienza a principios del siglo XX, ya que la ciudad pasó de ser un centro aislado para el comercio de la madera a una comunidad más grande y más poblada. Quedó claro que la ciudad necesitaba crecer, pero no había consenso sobre cómo debía ser ese crecimiento.

Dos de los líderes de la comunidad, Doc Maynard y Arthur Denny, cada uno tenía su propia visión de la expansión. En lugar de unir fuerzas o llegar a un compromiso, cada uno de ellos lanzó sus propios proyectos desconectados. ¿Calles y redes que se cruzan de manera descontrolada? Son el resultado directo de estas estrategias de expansión incompatibles.

Estos líderes tenían perspectivas divergentes sobre cómo querían que funcionara la ciudad. No es de extrañar que esto creara un diseño caótico de la ciudad con una red rota. Las implicaciones de esto se siguen sintiendo hoy en día, más de un siglo después.

Piense en la tecnología de su propia empresa. Gran parte de su infraestructura y diseño probablemente tiene una historia similar, con múltiples personas planificando a lo largo de líneas muy diferentes. La nube sólo ha complicado aún más las cosas, ya que el control férreo de la TI sobre la infraestructura se ha relajado y las líneas de negocio y los desarrolladores han tenido la capacidad de abrir su propio camino con una sola tarjeta de crédito.

Las consecuencias de una planificación desarticulada son inmensas, de gran alcance y duraderas. Esta fragmentación dificulta mucho más la incorporación de nuevas tecnologías, frenando el progreso y la innovación. También conduce a un mayor coste e ineficiencia en la gestión de la infraestructura, así como a la introducción de un importante riesgo sistémico de seguridad.

Lección 2: Falta de anticipación de las necesidades futuras

Smart Cities | Diseño TecnologiaUno de los retos de diseño más difíciles es mirar más allá de las necesidades del momento y anticipar el futuro. La gente simplemente no es muy buena para predecir las grandes olas disruptivas que darán forma a su mundo. Esto crea desafíos en los sistemas que se ven obligados a adaptarse a los requisitos y tecnologías para los que nunca fueron diseñados.

Este fue ciertamente el caso en el desarrollo de Seattle. Gran parte de la estructura del centro de la ciudad se definió en un período en el que los primeros automóviles apenas habían nacido. Otra tecnología moderna fundamental, la electricidad, también estaba empezando a ser utilizada. Si estos primeros constructores hubieran sido más previsores, habrían anticipado que los automóviles se convertirían en algo omnipresente y que todas las casas y negocios necesitarían ser electrificados. Habrían construido la infraestructura para apoyar estas tecnologías.

La historia de Seattle es rica en consecuencias imprevistas causadas por la mala interpretación de las necesidades futuras. A principios del siglo XX, la ciudad tenía un envidiable sistema de transporte público con más de 50 millas de vías de teleférico. Cuando los retos presupuestarios llegaron en la década de 1930, los tranvías se vendieron como chatarra. Esto causó un gran revés al transporte público de la ciudad. Pasarían varias décadas antes de que Seattle viera un retorno tan extenso del sistema ferroviario.

Ahora siéntate, y considera tu propia compañía. ¿Ha tomado alguna vez decisiones basadas en necesidades a corto plazo que hayan creado desafíos a largo plazo? Hay muchas organizaciones que aún cuentan con sistemas CRM y ERP pesados, costosos e ineficientes. Estos sistemas tenían sentido en su momento, pero ahora parecen costosos y obsoletos, y sin embargo se consideran demasiado caros y difíciles de abandonar. En lugar de introducir nuevas tecnologías de vanguardia, algunas empresas seguirán confiando en las aplicaciones heredadas para ahorrar dinero. Otras podrían pasar a la nube debido al bajo coste inicial, sólo para sorprenderse por el gasto y las complicaciones a largo plazo.

Lección 3: Construir sistemas de escala insuficiente

No se trata sólo de que los primeros líderes de Seattle no anticiparon las tecnologías y los cambios que definirían el futuro de su ciudad. Tampoco tenían un concepto de la magnitud que su ciudad alcanzaría algún día. Esto está lejos de ser sorprendente -habría sido notablemente clarividente si lo hubieran sabido- pero esa brecha en su diseño tiene enormes implicaciones.

En 1880, la ciudad albergaba a unas 4.000 personas. Sólo diez años después, el censo de 1890 contó más de 42.000 residentes. Ese crecimiento explosivo continuaría, con la ciudad pasando los 80.000 para 1900 y los 235.000 para 1910. Hoy en día, sólo Seattle, separada de la gran área metropolitana que la rodea, tiene más de 720.000 personas. Esas personas todavía están utilizando el mismo espacio físico y dependen de muchos de los mismos elementos de infraestructura subyacente (por ejemplo, carreteras, puentes, etc.).

Cuando se toma un sistema diseñado para un nivel de capacidad y se lo obliga a manejar un número mucho mayor de personas, a menudo se observan graves problemas de rendimiento. Esto es cierto ya sea que estemos hablando del anticuado sistema de Seattle o de la infraestructura tecnológica de su propia compañía. Es posible que sus sistemas no hayan sido diseñados para la cantidad de usuarios o clientes a los que se enfrenta ahora. Esto crea serios desafíos en cuanto a la disponibilidad y la velocidad.

Un lugar claro donde vemos problemas de escala en la TI de la empresa es en torno a los datos. El rápido crecimiento del volumen, la variedad y la complejidad de los datos ha puesto a prueba la infraestructura tecnológica y los sistemas de casi todas las empresas. Pocas empresas se han anticipado a esta carga de datos, o al número de procesos y cargas de trabajo que necesitarían digitalizar y gestionar en la era de la transformación digital. A medida que más empresas se digitalicen, la infraestructura y los sistemas existentes se verán sometidos a una gran presión.

Conclusión: Aprovechar al máximo los sistemas imperfectos

La planificación del sistema nunca funciona de la manera que desearíamos. Casi nunca empezamos de cero; heredamos las decisiones de los que nos han precedido. A los líderes y planificadores de la ciudad de Seattle probablemente les encantaría tener redes inteligentes modernas y energéticamente eficientes, y un sistema de carreteras más racional, pero deben hacer lo mejor que puedan con lo que tienen. No pueden simplemente cerrar la ciudad y empezar de nuevo.

Es probable que usted tenga su propia versión de este desafío cuando se trata de su negocio. Para tener éxito, necesitas cumplir con la tecnología, procesos y personas que tienes hoy en día.

  1. Empieza por revisar sus aplicaciones actuales y decidir qué quitar, migrar y volver a poner en marcha.
  2. Examine a su personal actual y sus habilidades y asegúrese de que dispone de las competencias adecuadas para poder avanzar en sus ambiciones de cloud computing.
  3. Cuando se trata de procesos, evite tomar iniciativas de replataforma radicales, como la contenedorización, de una sola vez. En su lugar, adopte un enfoque sostenible y gradual que minimice la interrupción y el riesgo para el negocio. Al tomar decisiones inteligentes, puede hacer evolucionar su infraestructura tecnológica sin perjudicar a su empresa ni a sus accionistas.
Continua leyendo
¿Te gustaría leer mas contenido como este?

Artículos relacionados

Haz clic aquí para ver más
Todos los comentarios son moderados. Los comentarios que no estén relacionados o las solicitudes de servicio no se publicarán. Tampoco los mensajes con contenidos inapropiados, entre otros, los comentarios promocionales y ofensivos. Por favor, publica tus preguntas técnicas en Foros de soporte o para obtener asistencia técnica y servicio al cliente póngase en contacto con el soporte de Dell EMC.