¿Buscas mejorar tu estrategia en la nube?

Compartir:
Copied!

Hoy en día, organizaciones de todo tipo y tamaño han apostado por estrategias en la nube y han trasladado gran parte de sus datos y aplicaciones a la nube, atraídas por su aparente facilidad de uso y simplicidad. Y sin embargo, muchos se encuentran luchando para obtener el máximo valor de su inversión masiva en la nube. ¿Por qué?

Las empresas se enfrentan a una enorme complejidad multi-nube

La causa más importante es la complejidad multi-nube. Cuando decimos que una empresa ha «ido a la nube», realmente estamos poniendo una simple etiqueta en algo mucho más complicado. Esa empresa suele tener cargas de trabajo distintas en al menos dos nubes públicas, con equipos diferentes que intentan soportar y optimizar esas implementaciones. Cada nube tiene su propia capa de control, sus propios estándares operativos, sus propios expertos. Esta es la realidad dominante para las empresas hoy en día, con casi el 93%[1] de las empresas desplegadas a través de múltiples nubes.

Se suponía que la nube era el remedio para la complejidad de TI de las empresas. Sin embargo, en lugar de simplificar y racionalizar, las inversiones en la nube de hoy en día suelen introducir más capas y silos para que las empresas se ocupen de ellas. El desafío de operar y optimizar a través de múltiples nubes públicas, cada una de las cuales requiere un enfoque operativo y de gestión único, ha demostrado ser un obstáculo mayor de lo esperado.

Este desafío se ve agravado en gran medida por el camino descoordinado que la mayoría de las empresas tomaron para adoptar la nube. Para la mayoría de las empresas, el paso a la nube fue menos un viaje intencionado y más bien un cambio orgánico no planificado. Típicamente, los líderes y equipos de TI fueron dejados de lado por las partes interesadas de la línea de negocio, que tomaron la iniciativa y adoptaron los servicios en la nube a un ritmo rápido. La mayoría de las veces, las unidades de negocio, o incluso los equipos pequeños, actuaban de forma independiente. La nube pudo haberles facilitado escalar rápidamente, pero también les permitió crear sus propios silos desconectados, operando independientemente y a veces con propósitos cruzados.

A pesar de que estas empresas deben hacer frente a esta complejidad de nubes cruzadas, también deben mantener sus centros de datos. Cualquier expectativa de que todas las cargas de trabajo se trasladen a la nube pública ha sido refutada, y la mayoría de las compañías continúan incluyendo nubes privadas en sus planes futuros. Las organizaciones se han dado cuenta de que ciertas cargas de trabajo se ejecutan mejor en sus propias instalaciones, en su propio centro de datos o en ubicaciones periféricas. Por lo tanto, deben mantener tanto sus despliegues en nube como sus capacidades locales e intentar que todo funcione de forma conjunta.

Es hora de esperar más

A pesar de estos retos, la nube es una fuente increíble de valor e innovación para la mayoría de las empresas. El objetivo final es hacer que todas las inversiones de TI de una organización trabajen juntas, para crear una estructura conectada y optimizada que abarque las nubes públicas y privadas, ofreciendo una experiencia híbrida consistente para todas sus cargas de trabajo.

Aunque las empresas tienen sus propios desafíos, casi todas comparten algunos objetivos comunes en nuestra economía cada vez más digitalizada.

  1. Quieren ser más ágiles.
  2. Quieren ser capaces de responder rápidamente para asumir nuevos competidores, modelos de negocio y necesidades de los clientes.
  3. Necesitan ser capaces de moverse más rápida y ágilmente a través de su organización global, algo que es imposible con sistemas fragmentados y en silos que requieren una constante intervención y administración. Para que el negocio sea más receptivo, primero deben hacer que su tecnología sea más ágil.
  4. Necesitan nuevas herramientas que simplifiquen su administración y control, automatizando y estandarizando las funciones de gestión del drenaje de recursos.
  5. Necesitan ser capaces de mover cargas de trabajo y aplicaciones a través de entornos de forma rápida y sencilla.
  6. Quieren mejorar su perfil de seguridad, bloqueando los puntos de exposición que crean riesgo. Sobre todo, necesitan reducir la complejidad al mismo tiempo que conectan todo su entorno, rompiendo los silos que les impiden impactar en el cliente y en la productividad.

La conclusión es que las organizaciones necesitan empezar a esperar más de sus proveedores de cloud computing. Si la primera fase del cloud computing consistía en proporcionar a las empresas escala, innovación y flexibilidad, la siguiente fase debe consistir en potenciar la empresa digital en todos los entornos.

Esta es la razón por la que lanzamos Dell Technologies Cloud: para permitir a los clientes unificar sus nubes de borde, privadas y públicas con una infraestructura y operaciones consistentes. En el fondo, se trata de la experiencia del cliente. Creemos que las empresas deben ser liberadas de la complejidad que les impide obtener el máximo valor de sus despliegues en la nube. Cuando los clientes están capacitados, pueden aprovechar todo el valor de la nube para innovar e impulsar su negocio.

1] Libro Blanco de IDC, patrocinado por Cisco, Adopting Multicloud – A Fact-Based Blueprint for Reducing Enterprise Business Risks, junio de 2018.

 

Continua leyendo
¿Te gustaría leer mas contenido como este?

Artículos relacionados

Haz clic aquí para ver más
Todos los comentarios son moderados. Los comentarios que no estén relacionados o las solicitudes de servicio no se publicarán. Tampoco los mensajes con contenidos inapropiados, entre otros, los comentarios promocionales y ofensivos. Por favor, publica tus preguntas técnicas en Foros de soporte o para obtener asistencia técnica y servicio al cliente póngase en contacto con el soporte de Dell EMC.