¿Qué significa y qué incluye la seguridad de extremo a extremo?

Compartir:
Copied!

Cuando se habla de protección de extremo a extremo, lo primero que suele venir a la mente es WhatsApp. La popular aplicación de mensajería instauraba este sistema en 2016, con el objetivo de conseguir asegurar que las comunicaciones entre sus usuarios permanecían totalmente infranqueables para agentes externos. Este tipo de encriptado garantiza, explican, que los mensajes que se envían están asegurados automáticamente de tal forma que solo se pueden desbloquear por emisor y receptor (o receptores). Aunque no es exactamente lo mismo, la idea del cifrado de los chats de WhatsApp sirve como símil para ayudar a visualizar cómo funcionan los sistemas de seguridad hasta el extremo en las infraestructuras empresariales.

La parte de TI de las empresas ha evolucionado notablemente en los últimos tiempos, influida por distintos factores como la introducción de herramientas de virtualización o sistemas hiperconvergentes. Más allá de la modernización de los componentes de los sistemas, la infraestructura se ha visto fuertemente impactada por los fenómenos externos asociados al cambio al nuevo ecosistema digital. En concreto, la popularización de los dispositivos de consumo personales y el auge del IoT han obligado a replantearse la forma de trabajar y de dar protección al sistema, desde el centro al borde, y a la plantilla en temas tecnológicos. De ahí surge el concepto de tener una protección de extremo a extremo.

Estos fenómenos están profundamente implantados y la previsión es que sigan popularizándose en los próximos tiempos. Según un informe de Business Insider, para 2023 habrá más de 40.000 dispositivos conectados. No es solo que cada trabajador opte por realizar determinadas tareas desde su propia tablet o smartphone, accediendo a la red empresarial, al correo o al sistema interno por medios que no siempre cuentan con la cobertura necesaria. Es que las propias organizaciones están avanzando en el Internet de las Cosas y cuentan con un número creciente de dispositivos conectados, que a su vez deben asegurar. En algunos sectores, como en industria, en agricultura o en transporte, la introducción de IoT se está concretando como uno de los grandes cambios que traerá la revolución digital, cuando no se ha instaurado ya.

Esto plantea un escenario complicado para los encargados de proteger y garantizar que la empresa está completamente asegurada frente a amenazas externas. Cada nuevo dispositivo que se vincula a la red supone un elemento añadido que, si no se controla adecuadamente, puede funcionar como puerta de entrada para ataques cibernéticos. Ante esto, la estrategia de Dell EMC es asumir una propuesta 360, con la que cubren todas las necesidades de las organizaciones a nivel de infraestructura. Esto incluye desde la parte más tradicionalmente asociada al centro de datos, con servidores, almacenamiento y herramientas de redes, a las nuevas soluciones que integran, precisamente, IoT, pero también otras tendencias avanzadas, como la inteligencia artificial

La compañía quiere facilitar a sus clientes todos los sistemas y componentes necesarios para conseguir un rendimiento de calidad totalmente seguro sin que esto suponga tener que tratar con distintos proveedores o gestionar herramientas dispares. Dell EMC asume una perspectiva integrada, en la que la TI de las empresas se abarca como un todo desde las distintas ofertas de su catálogo, que permite cubrir todos los procesos adaptándose a las necesidades concretas de cada cliente en cada parte de la infraestructura. Esto supone, en consecuencia, un importante apoyo para las compañías, que se evitan tener que recurrir a distintas fuentes para completar de forma eficaz la parte de sistemas, por no hablar de los problemas que pueden derivar de una correcta unión de los distintos elementos.

La nueva configuración de las organizaciones que potencia el mundo conectado es un aspecto clave en la estrategia de negocio de Dell EMC. Para esto, la firma ha avanzado en los últimos meses hacia un modelo de gestión de la infraestructura que se olvida del centro y se evita, por tanto, que todos los elementos que componen la TI deban pasar por este punto para su tratamiento. Este es un sistema próximo al ‘edge computing’, en el que tanto el procesamiento de la información como el almacenamiento y otras necesidades de gestión de los sistemas se acerca a los puntos de origen de la información para tratar el dato lo más cerca posible de los dispositivos que lo generan. El modelo favorece una mayor agilidad en el trabajo con la información, pero a su vez conlleva una serie de retos para garantizar que todo el proceso está asegurado.

La propuesta integradora de Dell EMC implica que este factor también se tiene en cuenta. La compañía cuenta con una serie de ofertas en seguridad que garantizan que la cobertura se extiende desde el centro hasta el extremo, con mecanismos de protección de datos integrados en la infraestructura que emplean herramientas avanzadas para una gestión eficaz de las amenazas y de la seguridad de la información. Se trata de liberar a las organizaciones de parte de la carga de tener que defender los sistemas, para que puedan emplear estos recursos en otras tareas estratégicas.

Parte del éxito del trabajo de la firma es que mantienen sus soluciones al día, preparadas para enfrentar los nuevos retos de un sector en constante cambio. De hecho, en las últimas semanas ha actualizado su oferta de seguridad en el ‘endpoint’ con su propuesta Dell SafeGuard and Response, para la que colabora con las empresas especializadas Secureworks y CrowdStrike. La nueva línea surge de los propios cambios en las modalidades de ciberamenazas: según la compañía, un 39% de los incidentes ya no emplean ‘malware’, sino que se utilizan las brechas de soluciones tradicionales que se usan de forma aislada. Así, la oferta parte de la necesidad de reforzar la seguridad en el borde de la infraestructura para evitar que estos se conviertan en una puerta abierta a incidentes. Integra varias carteras de soluciones, como CrowdStrike Falcon Prevent, una solución antivirus de última generación que emplea IA y ‘machine learning’. CrowdStrike Falcon Prevent and Insight facilita la visibilidad de la actividad sobre toda la red y los elementos vinculados a ella. Otras herramientas, como Secureworks Incident Management Retainer, garantizan que, de producirse un incidente, se le dará respuesta rápida para mitigar su alcance.

 

A medida que se avanza en el mundo digital, los retos a los que las organizaciones se deben enfrentar se multiplican. La propuesta integrada de Dell ayuda a que puedan dedicarse a ellos desde una base sólida y segura.

Continua leyendo
¿Te gustaría leer mas contenido como este?

Artículos relacionados

Haz clic aquí para ver más
Todos los comentarios son moderados. Los comentarios que no estén relacionados o las solicitudes de servicio no se publicarán. Tampoco los mensajes con contenidos inapropiados, entre otros, los comentarios promocionales y ofensivos. Por favor, publica tus preguntas técnicas en Foros de soporte o para obtener asistencia técnica y servicio al cliente póngase en contacto con el soporte de Dell EMC.