Siéntate, quieto, habla: La tecnología de la IA abre la mente del mejor amigo del hombre

Compartir:
Copied!

Por Betsy Vereckey, Colaboradora

¿Los perros tienen sentimientos? En la última década, la ciencia cognitiva canina ha avanzado mucho en la respuesta a esa pregunta millonaria. Las nuevas tecnologías revelan que el mejor amigo del hombre – y otras especies – son capaces de experimentar una amplia gama de emociones, al igual que nosotros.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cómo un empleado de Dell Technologies y su perro de servicio están creando un entorno inclusivo

Una investigación reciente de un profesor de la Universidad de California en San Diego, sugiere que los perros pueden sentir emociones complejas como los celos, mientras que otros estudios, como un estudio de 2015 en Current Biology, demuestran que pueden discriminar las expresiones en los rostros humanos. Y un estudio de 2016 en Biology Letters encontró que los perros tienen la capacidad de reconocer la emoción de los humanos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Estas 3 tecnologías impulsadas por la IA pueden innovar la industria del cuidado de los ancianos

Al aprovechar la inteligencia artificial (IA) y otras tecnologías, los investigadores están demostrando, en una variedad de formas nuevas y fascinantes, cómo los humanos y los animales muestran sus emociones a través de procesos y comportamientos similares. Además, los expertos de la industria esperan que tales avances tecnológicos permitan a los humanos elegir estrategias de remediación del comportamiento más efectivas, aumentar la posibilidad de encontrar hogares para perros huérfanos y disminuir los casos dañinos de crueldad hacia los animales, lo cual está ahora clasificado como un crimen federal.

El perro emocional

Si alguna vez te has parado frente a tu perro y te has preguntado qué es lo que está pensando, estás de suerte: el collar de perro portátil de Inupathy muestra a los dueños lo que está pasando dentro de la mente de un perro, así que puedes saber si tu buen chico está feliz o triste.

Inupathy, una mezcla de «perspicacia» y «empatía», funciona descifrando la emoción de un perro mediante un collar que tiene sensores incorporados que capturan la información de los latidos del corazón de su mascota, también conocida como variabilidad del ritmo cardíaco (HRV), no muy diferente de un Fitbit. El creador del dispositivo, Joji Yamaguchi, ingeniero de software con formación en biología, identificó patrones específicos que se correspondían con los estados emocionales -como la felicidad y la concentración- y creó un software dentro del collar que utiliza un algoritmo para determinar el estado de ánimo actual del perro basándose en esos datos. Una vez procesados los datos, las bombillas LED del collar cambian de color para indicar qué emoción está sintiendo el perro, como por ejemplo de azul intenso (para los más tranquilos) a rojo brillante (para los más excitados), transformando así a su perro en una vara de brillo canino en el parque de perros. El dispositivo de Yamaguchi, que fue impulsado por su deseo de entender mejor su corgi Akane, también cuenta con una batería de 12 horas de duración, se carga por USB, y viene en una gama de tamaños.

Salvado por tu querido canino

¿Alguna vez ha deseado que su perro pueda hablar o, mejor aún, que hable en su nombre? Si su respuesta es afirmativa, usted es como los investigadores del Laboratorio de Interacción entre Animales y Computadoras de Georgia Tech, quienes desarrollaron una tecnología que permite a los perros «decirle» a otras personas cuando sus dueños necesitan ayuda.

Los investigadores del laboratorio crearon un chaleco parlante computarizado que tiene la forma de un arnés estándar para perros. Cada chaleco contiene una computadora diminuta y sensores localizados en el lado del arnés que se activan cuando el perro llega a su alrededor para presionarlos. Por ejemplo, si un perro escucha el timbre de la puerta, puede usar su nariz húmeda para presionar el sensor correcto designado en el chaleco, lo que luego hará que una voz humana en el chaleco grite: «¡He oído sonar el timbre!» El chaleco también envía alertas de texto al teléfono móvil del dueño, lo que sería especialmente útil para el dueño de un perro que es sordo o tiene problemas de audición.

Algo parecido al concepto de timbre de puerta para perros, que permite a los perros pulsar un timbre para alertar a sus dueños cuando quieren que les dejen entrar y salir, el laboratorio está desarrollando otra tecnología que permite a los perros llamar al 9-1-1 para pedir ayuda de emergencia presionando sus narices mojadas contra una pantalla de televisión separada. Esto podría ser increíblemente útil para las personas mayores que viven en casa o para aquellos con condiciones médicas.

Sí, su perro podría estar feliz cuando llega la hora de la cena, pero lo que realmente le gusta a su perro tanto como a su comida es usted, según los estudios de imágenes cerebrales por resonancia magnética de los perros realizados por Gregory Berns, neurocientífico de la Universidad de Emory. Berns pudo demostrar que los perros responden a los elogios y a los perritos calientes por igual, lo que sugiere que los perros aman a los seres humanos no sólo por las golosinas que les damos.

Después de ocho años de entrenamiento, Berns y su equipo fueron capaces de deslizar los perros dentro de una máquina de resonancia magnética sin el uso de sedantes o restricciones. Le dieron a los perros perros calientes parte del tiempo y elogios parte del tiempo, y cuando examinaron cómo el centro de recompensas del cerebro de un perro respondía tanto a la comida como a los elogios en la película de IRM, la gran cantidad de perros respondió a ambos por igual.

«Una y otra vez, hemos encontrado que las regiones en el cerebro de los perros que son iguales a las regiones en el cerebro humano responden de manera similar», dice Berns. «Las áreas de recompensa tanto de los perros como de los humanos responden a cosas como la comida y los elogios». La respuesta a los elogios, en particular, es especialmente significativa, señala, porque «sugiere que los perros tienen respuestas emocionales similares a las nuestras, pero no tienen el lenguaje para describirlas».

Twitters, trills, chirridos y pitidos: Un diccionario

Los pájaros pitan, los delfines silban, los perros ladran, pero ¿qué significa todo esto? Pronto lo descubriremos con la ayuda de la IA, que ha estado desvelando los profundos misterios de los lenguajes animales, proporcionando una visión de lo que los animales intentan decirse unos a otros y a nosotros.

Desde el nuevo software que se está usando para decodificar las conversaciones entre pequeños monos llamados titíes hasta otro proyecto de IA de una empresa sueca que está empezando a monitorear delfines en un parque de vida silvestre, los humanos están un paso más cerca de aprender lo que los animales están pensando al usar el análisis de IA para decodificar sonidos y compilar un diccionario de lenguajes animales.

Para escuchar las conversaciones de los titíes, por ejemplo, Samvaran Sharma, ingeniero del Instituto McGovern del Instituto Tecnológico de Massachusetts, desarrolló un software de IA con sus colegas del laboratorio de Robert Desimone en el MIT que puede identificar los sonidos que hacen los monos (trinos, chirridos y pitidos conocidos como «llamadas»). Una vez que se identifica el sonido, los sonidos se traducen en imágenes en blanco y negro, y luego se envían a un algoritmo diseñado para encontrar patrones en los sonidos.

El algoritmo es capaz de captar lo que los monos se dicen unos a otros utilizando una serie de ejemplos para determinar qué características definen cada trino, chirrido o pío. Una vez que los investigadores tienen una cadena de palabras, pueden juntar lo que los monos se dicen unos a otros.

La tecnología cultiva la empatía

Mientras que estas tecnologías están abriendo una ventana a lo que los animales están pensando y sintiendo, también están haciendo que el mundo sea un lugar mejor para los animales y los humanos, por igual.

Algunas organizaciones han estado usando la tecnología para ayudar a los humanos – especialmente a los niños – a desarrollar una empatía más profunda hacia los animales. Robo Wunderkind, una empresa de robótica con sede en Viena que fabrica kits de robótica STEM en forma de bloques, y la SPCA escocesa, una organización benéfica de bienestar animal, se han unido para organizar talleres para niños diseñados para cultivar la empatía hacia los animales. A través del aprendizaje práctico, los educadores de la SPCA ayudan a los niños a hacer comparaciones entre los robots que han fabricado y los animales reales para ayudar a construir relaciones humanas y animales positivas.

Además, los estudios de resonancia magnética de Berns entrenaron a 50 perros para que se convirtieran en perros de servicio usando enfoques de aprendizaje automático para identificar patrones neurales que predigan qué perros serían los mejores para el trabajo.

«Cada vez más, estamos aplicando las mismas técnicas utilizadas en la investigación de la neurociencia humana -como el aprendizaje automático y los algoritmos de decodificación cerebral- para leer las huellas neurales de los perros», dice Berns.

Así que mientras el mejor amigo del hombre no puede hablar en humano (al menos no todavía), podemos esperar que la tecnología y la IA continúen acercándonos cada vez más a nuestros queridos caninos». Dice Berns, «Mucha gente los trata como miembros de la familia».

Continua leyendo
¿Te gustaría leer mas contenido como este?

Artículos relacionados

Haz clic aquí para ver más
Todos los comentarios son moderados. Los comentarios que no estén relacionados o las solicitudes de servicio no se publicarán. Tampoco los mensajes con contenidos inapropiados, entre otros, los comentarios promocionales y ofensivos. Por favor, publica tus preguntas técnicas en Foros de soporte o para obtener asistencia técnica y servicio al cliente póngase en contacto con el soporte de Dell EMC.