Telemedicina | El futuro de la medicina es digital

Compartir:
Copied!

Por Ian Ransom, Colaborador

Aunque ha ido en aumento durante varios años, la telemedicina todavía no ha «explotado» debido a la costumbre que existe desde hace mucho tiempo de ver a los médicos en persona. Sin embargo, con múltiples países en cuarentena para frenar la propagación de COVID-19, la atención sanitaria a distancia se ha convertido rápidamente en una parte vital de la respuesta de contención.

Gran parte de la tecnología para permitir diagnósticos básicos y asesoramiento médico inicial ya existe, por lo que las autoridades de salud pública y las empresas privadas están trabajando para acelerar las soluciones digitales que puedan tranquilizar a los pacientes y proteger a los trabajadores sanitarios esenciales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR ESTE PODCAST SOBRE LA ATENCIÓN SANITARIA

«Lo que la telemedicina está haciendo es reducir la probabilidad de infección por COVID-19 entre el paciente y el trabajador de la salud, pero también entre el paciente y cualquier otro paciente que pueda estar en una clínica o un hospital», dice el Dr. Chris Moy, presidente del estado de Australia Meridional de la Asociación Médica Australiana. «Se trata de la reducción de la probabilidad».

Si bien no existe actualmente una solución médica general para el coronavirus, se espera que la telemedicina sea uno de los legados que perduren después de la pandemia, lo que empuja a los médicos, a los servicios de salud y a los gobiernos a ser más juiciosos a la hora de ofrecer consultas cara a cara.

El Doctor Virtual

 

Moy, un médico general (GP) con sede en Adelaida, ha cambiado a consultas por vídeo en días alternos para reducir el riesgo de infección. Cree que más de la mitad de las citas de un médico general típico pueden realizarse en línea, lo que reduciría en gran medida la amenaza de transmisión.

Incluso antes de que los médicos y enfermeras se enfrenten a los pacientes on-line, los robots de chat impulsados por la inteligencia artificial (IA) están ofreciendo servicios de triaje haciendo preguntas básicas sobre síntomas como fiebre, dolor de garganta o secreción nasal. Microsoft ha colaborado con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos para producir un chatbot «autocomprobador» del COVID-19, que puede ayudar a las personas a evaluar si necesitan ir al hospital para buscar tratamiento. El programa se creó para aliviar a las organizaciones de salud pública, los hospitales y los trabajadores de la salud, para los cuales la evaluación de los pacientes es un «cuello de botella que amenaza con abrumar a los sistemas de salud que se enfrentan a la crisis», según Microsoft.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Impresora 3D, imprimeme un protector facial

Los estetoscopios están siendo gradualmente reemplazados por aplicaciones habilitadas por micrófonos en los teléfonos inteligentes que pueden permitir a los pacientes realizar auto-exámenes. Otras innovaciones en curso que prometen reducir las interacciones entre médico y paciente muestran el potencial de ser empleadas en futuros brotes de enfermedades, si no en la actual pandemia. La tos puede ser analizada digitalmente para los pacientes que presentan síntomas de COVID-19 (que pueden incluir una tos seca). El año pasado, investigadores australianos de la Universidad de Curtin y de la Universidad de Queensland crearon una aplicación para teléfonos inteligentes alimentada por la IA que diagnostica los trastornos respiratorios «escuchando» la tos del usuario. La tecnología, similar a las tecnologías de reconocimiento de voz, tuvo una precisión del 81 al 97 por ciento en la detección de asma, neumonía, bronquiolitis, crup e infecciones del tracto respiratorio inferior, según un estudio realizado por los investigadores.

«Puede ser difícil diferenciar entre los trastornos respiratorios en los niños, incluso para los médicos experimentados», dice el pediatra Dr. Paul Porter, autor del estudio. «Este estudio demuestra cómo la nueva tecnología, los conceptos matemáticos, el aprendizaje automático y la medicina clínica pueden combinarse con éxito para producir pruebas de diagnóstico completamente nuevas utilizando la experiencia de varias disciplinas».

En Europa se está probando una herramienta impulsada por la IA que puede diagnosticar enfermedades a partir del aliento exhalado, utilizando sensores químicos de alta sensibilidad basados en la nanotecnología. El proyecto SniffPhone, dirigido por un consorcio mundial y financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, ha desarrollado dispositivos de mano que se pueden conectar a teléfonos inteligentes para permitir el diagnóstico remoto de 17 enfermedades con una precisión del 86 por ciento, según sus investigadores. El dispositivo mide los «compuestos orgánicos volátiles» de los usuarios en su aliento y envía los datos a una plataforma de nubes para que el personal médico los analice.

 

Medición de puntos de acceso viral con termómetros inteligentes

 

A nivel macro, la tecnología está preparada para llevar la lucha contra el coronavirus a los centros de mando y control de las autoridades sanitarias nacionales. Las herramientas tradicionales medicas se están convirtiendo en recolectores de datos que pueden utilizarse para identificar brotes y permitir a los gobiernos locales y a los centros epidemiológicos producir modelos y estrategias de respuesta más eficaces.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Las tecnologías emergentes que impulsan el progreso a largo plazo

La empresa de tecnología sanitaria Kinsa, Inc., con sede en San Francisco, ha producido «termómetros inteligentes» que suben las temperaturas corporales a su sitio web. Al registrar los puntos de fiebre, Kinsa ha pronosticado con precisión el inicio de los brotes de gripe estacional en los Estados Unidos desde 2018. Los datos «actúan como un sistema de alerta temprana para la propagación de la enfermedad», dice Inder Singh, el fundador de la empresa. Kinsa ha recopilado datos durante el coronavirus de más de un millón de termómetros vendidos o regalados a los hogares estadounidenses, y actualiza diariamente sus mapas que muestran qué condados están viendo picos de fiebre.

La telemedicina está empujando otra frontera en la adopción de las recetas electrónicas, que prometen acabar con la arraigada y extendida práctica de acudir a los médicos únicamente para asegurar la medicina. Los Estados Unidos y varios países europeos han implantado sistemas de prescripción electrónica en diversos grados, mientras que Australia está a punto de estrenar su propio marco digital este mes. Las autoridades de Grecia añadieron su servicio de recetas electrónicas a un sitio web del gobierno centralizado desde que el coronavirus llegó al país a finales de febrero y dijeron que más de 200.000 personas lo habían utilizado durante un período de 10 días.

Encontrar un equilibrio entre la tecnología y la regulación

 

La telemedicina todavía se enfrenta a una serie de obstáculos, que van desde las limitaciones tecnológicas hasta las exigencias reglamentarias. Los pacientes mayores pueden ser menos expertos en tecnología y reacios a abandonar el contacto humano. Los proveedores que se especializan en un eslabón de la cadena de la telemedicina, como los proveedores de reservas on-line o los encargados de los registros sanitarios, pueden no conectarse a los sistemas de extremo a extremo. La industria de la salud también está lidiando con la proliferación de proveedores de telemedicina «emergentes» que ofrecen servicios de recetas, pero que no asumen ningún riesgo de prestar atención cara a cara.

«Creo que [el virus] ha demostrado que la telemedicina es factible. Muchos pacientes se preguntaban por qué entraban en los hospitales cuando podríamos haberlo hecho a distancia».

 

Continua leyendo

Artículos relacionados

Haz clic aquí para ver más